INMUNIDAD - Parte 2

De lo que no te habías dado cuenta, te lo cuento yo.

Ahora que has leído la primera parte de este tema que es INMUNIDAD, ha quedado un poco más claro que existe un sistema de defensa completo en nuestro organismo y que, aún que es invisible a simple vista, es extremadamente eficiente, siempre y cuando haya condiciones favorables para su funcionamiento.

Seguiremos con muchas informaciones sobre cómo mantener activo ese sistema; también cómo mejorarlo y, cuando sea necesario, cómo recuperarlo.


Seguramente estamos atravesando un periodo difícil con la inesperada pandemia, pero a diferencia de otras generaciones que ya experimentaron ese escenario, tenemos a nuestro favor los avances médicos, tecnológicos y de la comunicación, entre otros, que nos posibilitan tener mejores tratamientos y prevención.

Además de las vacunas que nos inmunizan por un período, hay recursos disponibles para favorecer el organismo en la defensa y ataque contra los invasores nocivos para la salud. Considero que esa sea una muy buena noticia, ¿no lo cree?

Como ya he dicho repetidamente en muchas de las publicaciones de Doctor Eco Spa a través de los Blogs y redes sociales, los hábitos resultan en la salud o en la enfermedad.


Como los hábitos son el resultado de nuestras rutinas y de las elecciones que hacemos día con día, hablemos entonces de la importancia de escuchar los alertas que nos emite nuestro cuerpo, del percibirlo, del sentirlo y del desarrollo de la consciencia para poder tomar las acciones necesarias y estar con la salud plena.

Imagino que se esté preguntando: ¿cómo se hace eso?

Para que eso suceda primeramente hay que desacelerar nuestra velocidad, que aparte la tenemos en piloto automático usualmente. Esto significa que la gran parte del día estamos trabajando como robots, cumpliendo las tareas, experimentando emociones y dejándonos ser controlados por ellas, desaprovechando vivir en el único momento que existe, descuidando lo esencial y priorizando una colección de inutilidades. Y así nacen los hábitos que resultan en la salud que cada uno expresa.


Las alertas que nuestro cuerpo emiten, según la Medicina Tradicional China (MTC), empiezan en el campo energético y que si prolongado, se materializan.


Por ejemplo, ¿ya ha pasado alguna vez? que al llevar un examen de imagen solicitado por su doctor resulta que el diagnóstico es: "esta todo normal, usted no tiene nada".

Aún que tengas dolor, incómodo de alguna forma, muchas veces indisposición anímica, dificultad para moverse o de digerir alimentos, facilidad en enfermarse o algo así, el resultado es "normal". ¿Por qué pasa eso?

Son los desequilibrios energéticos que el cuerpo trata de alertar debido a que algo de lo que estás haciendo no es correcto y si no haces los cambios necesarios, tarde o temprano se condensará y entonces será muy visible en los estudios de imagen. Para ese entonces muchas veces cuando los recursos para la cura se tornan escasos.


Y ¿cómo se hace para escuchar esas alarmas? ¿Cómo entenderlas? ¿Cómo saber qué cosa haces mal?


Cuando te sientes mal y no sabes cómo obtener esas respuestas, es bueno ser curioso y realizar búsquedas en el Internet, pero ¡los resultados no serán buenos a largo plazo ya que no eres doctor y no te puedes diagnosticar solo de una enfermedad!


Así que hay que desarrollar esa intimidad con su propio cuerpo.


Le daré algunos tips para que puedas empezar a conocerse mejor y de esa manera identificar el origen de los desequilibrios que estés presentando.


#1 - El primer tip ya mencioné: ¡desacelera!

Toma unos cuantos minutos de tu día para respirar con consciencia.

Simplemente inspira despacio y profundo. Expira naturalmente.

Existen muchas técnicas de respiración, e incluso son utilizadas en la meditación, en el chi kung y otras actividades físicas, y también en los masajes.

Según la MTC, los pulmones son responsables por difundir la energía del cielo a nuestro cuerpo. Es nuestro contacto del exterior con el interior. Recibe la energía pura del alimento y la une con la energía celeste originando una tercera energía.

Con el simple acto del respirar conscientemente se logra una mejor frecuencia cardíaca, claridad mental y equilibrio del estómago, hígado, riñones, reducción del stress, de la contractura muscular, del insomnio, de la jaqueca, y otros beneficios.


#2 - Toma nota de las molestias

Cuando algo te suceda, apuntalo al momento en que lo observes. Este es el "alerta". En seguida, has un repaso de los eventos que precedieran al incómodo. Por ejemplo, cuando percibes que viene un dolor de cabeza o que ya lo tiene, apunta la hora y el día, si es muy frecuente, y acuérdate si has tenido contacto con algún olor específico, algún alimento, luz o sonido intenso, una emoción de contrariedad o conflictiva, si no has dormido bien ni la cantidad suficiente, si estás en el período menstrual, si has evacuado diariamente, si te estas hidratando regularmente, si te asoleaste demasiado, o si estás en un período prolongado de ayuno. Pueden existir muchos otros factores que desencadenan una cefalea, incluso de origen hormonal, pero si logras identificar algo dentro de tus hábitos que está ocasionando el "alerta", seguramente podrás prevenir futuros episodios, si adecuas los ajustes requeridos.


#3 - Has cambios en tus hábitos

Una vez que pudiste identificar un patrón en tus hábitos que genera el "alerta", busca la forma saludable de resolverlo.

Por ejemplo: si tu dolor de cabeza proviene del hecho de no evacuar diariamente, hay que hacer ajustes en la alimentación. Seguramente hay carencia de fibras y de agua. En estos tiempos está cada vez más “normal” alimentarse online, o sea, uno come automáticamente mientras navega en el Internet. Eso hace que la masticación sea ineficiente y la cantidad, por lo general, inapropiada.

Se esa situación es esporádica, el cuerpo tiene una reserva energética para resolver el conflicto. Pero si es constante, si es un hábito, en su sabiduría el cuerpo empezará a emitir su “alerta” y es cuando uno debe de estar atento.

#4 – Estés consciente

Una vez que empiezas a escuchar tu cuerpo, a interpretar sus alarmas y haces los ajustes necesarios, creas una consciencia de tu existencia. Cuidarás mejor tu salud a través de mejores decisiones que sabrás si son saludables y te traen beneficios, además de alejarse de las que promueven el mal estar.

Con estos sencillos 4 tips el resultado es que tu sistema inmune estará fortalecido y listo para proteger y atacar los invasores y células cancerosas, y te sentirás más dispuesto. Observarás cambios positivos en tu salud que trasparecerán también en la parte de afuera del cuerpo: cualidad de los cabellos, de la piel, de las uñas, expresión de los ojos, apariencia de la boca, tono muscular y la postura ¡para empezar!


Ponte a pensar sobre lo que acabas de leer y empieza a practicar desde ahorita y pronto verás resultados sorprendentes.

Seguiremos en el próximo Blog con el tema a cerca de la inmunidad para que estés cada vez más saludable.


¡Nos vemos pronto!


Con cariño,

Dra. Sabrina de Campos


Sigue @DoctorEcoSpa

Posts Em Destaque
Posts Recentes
Arquivo
Procurar por tags
Siga
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square